Top
Image Alt

Harkitectura

Seguro que durante los últimos meses has estado pensando cuáles son las acciones que podemos realizar entre todos para combatir esta pandemia.Todos somos conscientes de la difícil situación por la que estamos pasando, el coronavirus es algo que nos ha tomado desprevenidos. Es por esto que todos debemos poner nuestro granito de arena para conseguir solventar con éxito la crisis mundial en la que nos vemos envueltos. Para superar esta lucha todas las disciplinas toman especial importancia, y la arquitectura y construcción no son una excepción.

 

Pero te estarás preguntando, ¿Cómo puede la arquitectura ayudar en la pandemia?

 

La arquitectura es por definición, el arte de proyectar y construir edificios. Es su obligación diseñar y construir edificios que respeten las nuevas normas de seguridad y nos hagan la vida un poco más fácil.

 

La construcción junto a la arquitectura son las dos disciplinas que nos acompañan durante todo el día, todos los días. Éstas son las encargadas de diseñar las fachadas y los interiores de nuestras casas, locales, oficinas, supermercados y todas las demás infraestructuras que dibujan la ciudad.

 

Para responder a la pregunta anterior vamos a ponernos en la siguiente situación:

 

Hoy tenemos una cita con nuestro dentista para una revisión. Llegamos a la puerta del centro de salud y abrimos la puerta girando el pomo. Una vez dentro, saludamos como de costumbre a la persona que se encuentra en recepción y tras facilitarle los datos que nos ha solicitado, nos indica que vayamos a la sala de espera, que en unos minutos nos llamarán. Cuando entramos a la sala de espera no sabemos si sentarnos o quedarnos de pie, porque aunque haya dos metros de separación entre las personas, la distancia tan justa entre uno y otro sumado a las reducidas dimensiones de la sala, nos hace dudar de si sentarse es buena idea o no. Antes de decir nuestro nombre, llaman a un par de personas que al salir de la habitación pasan por delante nuestra. Tras una larga espera nos llaman para entrar a la consulta y que nuestro dentista nos realice la revisión, que con suerte no tardará mucho y podremos irnos a casa.

 

Estamos seguros que en alguna situación de la anterior historia te has sentido identificado. En el párrafo que acabamos de leer, el centro médico no está haciendo nada mal a efectos legales pero nosotros como usuaios hemos percibido un par de cosas que nos han terminado de gustar.

 

Un centro sanitario no tiene que ser únicamente un entorno seguro, también tiene que parecerlo, porque sino es así, tendrá como consecuencia la sensación de inseguridad por parte del paciente y no querrá volver. Como hemos dicho al principio del artículo, la arquitectura además de planificar, diseñar y construir edificios, tiene que hacernos la vida un poco más fácil haciendo que acciones repetitivas y pesadas se conviertan en triviales. Vamos a ver qué cosas se tendrían que haber tenido en cuenta en los procesos de planificación y construcción del local para mejorar alguna de estas irregularidades.

 

Lo primero que vamos a comentar es la puerta, ya que en centros médicos es muy aconsejable trabajar con puertas automáticas que nos permitan entrar o salir sin la necesidad de tocar nada. Esto no tiene que ser un problema si una vez dentro tienes fácil acceso a desinfectarte las manos, pero no solo queremos que el cliente esté seguro, también queremos que se sienta seguro. 

La sala de espera es un habitáculo donde numerosas personas a lo largo del día pasan mucho tiempo, es por esto que, tiene que ser un lugar agradable y dónde se debe de respetar el espacio vital de cada persona en todo momento. El arquitecto encargado del diseño de la sala tendría que haber planteado una distribución en la que cada paciente debería de poder entrar y salir de la sala sin que ninguna otra persona se sienta invadida, ni por un segundo.

 

Gracias a la pandemia hemos empezado a darle importancia a situaciones a las que antes no prestábamos demasiada atención y hemos tomado consciencia acerca de la importancia de estas medidas para que todo ésto no vuelva a repetirse. Aunque lo relacionado con la sala de espera es aplicable a todo tipo de negocios y lugares, es indispensable que los centros de salud den ejemplo de cómo se deben hacer las cosas.

 

Mediante la anterior situación no se pretende criticar un espacio de salud, sino invitar a todas las personas a hacer una reflexión acerca de si podrían poner su granito para combatir la pandemia, teniendo en cuenta las nuevas medidas de seguridad ya sea en una nueva construcción, remodelación o restructuración de alguna de sus infracturas.

 

Aunque no seáis expertos en normas de seguridad todos estamos viviendo situaciones similares a la contada en la historia anterior y solo basta con revisar los distintos pasos que da o dará una persona en nuestras instalaciones para ver si hay cosas que son mejorables.

 

Pensar en nuestras casas también se convierte en algo indispensable cuando hablamos de seguridad. El arquitecto y coordinador del grupo de investigación Habitar de la UPC, Xavier Monteys, opina en el siguiente artículo, que la pandemia se ha convertido en una situación única para replantear y pensar acerca de un cambio en nuestra vivienda. Para Magda Mària, del mismo grupo de investigación, “las casas que mejor funcionan ahora son las que tienen diferentes estancias bastante equivalentes en metros cuadrados y condiciones, y que pueden acoger diferentes usos”.

 

En definitiva, todos tenemos que poner de nuestra parte para conseguir superar la pandemia y lo que es más importante, debemos de aprender de esta situación. Aprender y no olvidar por lo que estamos pasando, para seguir así mejorando como personas y sociedad.

 

Desde Arquitectura queremos que sepas que tenemos en cuenta y velamos por el cumplimiento de las distintas normas de distanciamiento y seguridad en todos nuestros proyectos. Si necesitas pedir opinión acerca de cómo mejorar algún aspecto de tu local o casa, te atenderemos encantados.

Post a Comment