Top
Image Alt

Harkitectura

Si estás pensando en construir una casa nueva, o en embarcarte en una reforma para tu vivienda, tienes que hacerte una pregunta que tiene que estar bien clara desde un principio. ¿Cuál es realmente tu presupuesto? Hay multitud de consideraciones de constucción y diseño que afectan al precio final de tu proyecto, siendo esencial conocerlas desde un comienzo para evitar decepciones más adelante.

 

Si la pregunta anterior se deja sin respuesta y sin ningún tipo de control, el precio real del presupuesto puede tener un impacto financiero devastador. Desde nuestra amplia experiencia en Harkitectura, nos hemos dado cuenta que, en numerosas ocasiones, el cliente no quiere proporcionar de una forma concreta el presupuesto disponible porque así sienten que el diseñador va a estar limitado en su trabajo. También puede ocurrir todo lo contrario, no quieren revelarlo por si el presupuesto final es inferior al que tenían previsto.

 

Pero esto tiene un efecto muy negativo. Sin un presupuesto claro, un arquitecto navega en un océano sin brújula y sin un destino final. Sin un destino realmente claro, ¿quién sabe dónde acabaremos? Lo último que quieren el arquitecto y el cliente es que este último no pueda pagar la construcción o reforma. Hay que tener en cuenta que todos los datos que no se faciliten al principio de la planificación puede tener un gran impacto en el presupuesto final.

 

Son más de 500 obras de experiencia y reformas realizadas, queremos informaros de los aspectos que más afectan al presupuesto de un proyecto.

 

1. El tamaño sí importa

Si el presupuesto no se ajusta a las necesidades, debes considerar la posibilidad de realizar una casa o reforma más pequeña. Cuanto mayor es  una casa, más detalles debes tener en cuenta para su correcta planificación, pero debes tener cuidado porque seguramente aumenten de forma considerable el presupuesto final.

 

2. Accesibilidad mientras se construye

Una de las variables que un cliente no suele tener en cuenta y que puede tener una gran impacto en la factura final y en el tiempo de ejecución, es la posibilidad de que el constructor puede almacenar los materiales en la obra. El coste puede aumentar significativamente si los materiales tienen que que estar trasladándose de aquí para allá en función de la necesidad.

 

Esta es una de las razones por la que una obra es más cara en las zonas de mayor densidad de población con respecto a donde hay menos.

 

3. La forma del edificio. Una sola planta frente a dos

Mantener la forma del edificio en un formato sencillo tendrá un efecto dominante en todo el proceso de construcción, ahorrando dinero y manteniendo el presupuesto bajo control. Una casa de una sola planta no sólo tiene todas las ventajas para la persona que viva de tener todas las habitaciones en un solo nivel, sino que estas ventajas también se trasladan al constructor, que no tiene que organizar a los trabajadores para que trabajen en un nivel superior, lo que supone un coste adicional. No hay necesidad de escaleras internas ni de transportar material a un nivel superior, ni tampoco de utilizar métodos de construcción no estándar, como el uso de andamios. Por lo general, los andamios se alquilan, lo que supone un coste por día.

 

4. Selección de materiales y distintos tipos de oficios

Limitar el número de oficios que trabajan en su proyecto también puede ayudar a mantener el coste bajo, y una forma de hacerlo es mediante la limitación de los materiales utilizados. Por ejemplo, si consideramos la posibilidad de utilizar un solo tipo de material para el acabado interior, como la madera, únicamente estaremos implicando al oficio de carpintero, y mantener el coste bajo nos resultará mucho más fácil que en un proyecto en la que se necesitaron varios oficios.

 

5. Diseño del tejado

El diseño de un tejado puede tener un gran impacto en el presupuesto. Resumiendo muchísimo y para que se entienda de forma fácil, un techo es un sombrero que mantiene el agua fuera de la vivienda. Cuanto más elegante sea el sombrero, más caro será, aunque la funcionalidad que realice sea la misma. Cuantos más limbos, valles, canalones, bajantes o tapajuntas tenga un tejado, más caro será.

 

6. El precio bajo tierra

Los sótanos, las piscinas e incluso los garajes se solicitan cada vez con más frecuencia. Al fin y al cabo, los terrenos son caros y excavar te aporta más espacio. Bajar a su propia bodega privada con sus vinos preferidos es una buena idea, pero excavar un agujero para acomodar tal lujo es muy caro además de todos los problemas que pueda conllevar. La excavación, la estabilización de la tierra, el drenaje del agua, etc., suponen costes adicionales, que no son pequeños. Además, dependiendo de la zona en que te encuentres, pueden paralizar la obra por un tiempo indefinido si se encuentran restos arqueológicos y acarrear con los gastos que esto implica.

 

Afortunadamente, a menudo existen soluciones de diseño alternativas para que no tenga que renunciar a estos lujosos espacios: pregunte a su diseñador cuáles son las opciones para su proyecto.Por ejemplo, podría sustituir su cueva subterránea por una bodega sobre el suelo en su casa actual. Una pared acristalada separa esta bodega bien surtida, la carpintería hecha a medida y la iluminación hacen que sea un espacio que no querrá ocultar.

 

Aunque no lo parezca, la situación descrita en el párrafo anterior puede ser bastante más económica que la opción de excavar el terreno.

 

7. Una receta muy clara

Hornear un pastel requiere seguir una receta específica. Si tuviera que adivinar algunos de los ingredientes, es poco probable que el pastel saliera exactamente como querías. Un constructor también necesita una receta para construir su casa. Esta receta consta de tres documentos importantes: los planos arquitectónicos, las especificaciones del proyecto y el contrato de construcción. Estos documentos deben ser exhaustivos y detallados para evitar malentendidos y disparos en los costes.

 

Un arquitecto o diseñador debidamente cualificado podrá proporcionar estos documentos como parte de su servicio. Una nota importante: la preparación de estos documentos requiere mucho tiempo y referencias cruzadas; solicitar que el diseñador reduzca sus honorarios por estos documentos sólo dará lugar a que estos documentos sean menos completos y estén abiertos a la interpretación y a posibles conflictos. Tratar de ahorrar dinero en la fase de elaboración de la receta es mucho más probable que acabe en desastre en las fases más avanzadas.

 

Para la finalización del artículo, queremos acabar con una reflexión. Es muy importante la buena comunicación por parte del arquitecto, constructora y cliente para un resultado final que satisfaga a todas las partes. Pregunta sin miedo cualquier duda que tengas y sobre todo, solicita que te aconsejen, al fin y al cabo son expertos, y quienes mejor pueden aconsejarte.

Post a Comment